15/02/2017
Apreciada Manuela Carmena:

Ha pasado ya más de un año y medio desde aquel día, el 24 de mayo de 2015, en que las urnas “echaran” a Ana Botella y al equipo de Gobierno del PP del Ayuntamiento de Madrid. Lo celebró gran parte de la ciudadanía, lo celebraron las prostitutas y lo celebramos quienes venimos haciendo, desde hace años, activismo en la defensa de sus derechos. Pensábamos que, por fin, tendríamos la oportunidad de conseguir mejorar sus condiciones de trabajo en nuestra ciudad; de negociar espacios públicos donde pudieran trabajar sin molestar ni ser molestadas; pensábamos que podríamos dejar atrás años de desprecio por parte del anterior equipo de Gobierno y trabajar conjuntamente con el equipo de Ahora Madrid para terminar con el estigma que pesa sobre las prostitutas.

En el proceso de conformación de una alternativa a los partidos tradicionales, Hetaira fue invitada a participar, en diversas ocasiones, para repensar qué tipo de políticas públicas sería necesario poner en marcha en materia de prostitución. De todos aquellos procesos, salió una propuesta breve, pero clara, que se incorporó al programa electoral de Ahora Madrid: “Desarrollar políticas a favor de los derechos de las prostitutas en colaboración con ellas, de forma que se garantice su integridad física, sus derechos ciudadanos, sus derechos de imagen, sus condiciones laborales y los recursos sociales necesarios para el abandono del ejercicio de la prostitución si así lo deciden”.

La realidad está siendo otra muy distinta: la “colaboración” se cayó, no se ha “garantizado” nada de lo que planteaba el programa y tan sólo se han puesto en marcha unas becas de formación, insuficientes para una ciudad como Madrid, con muy poca diversidad de cursos, todos ellos dirigidos hacia sectores precarizados y fuertemente feminizados. La gestión de estos cursos y la “fase de inserción laboral” corre a cargo del proyecto Atención Víctimas Explotación Sexual Concepción Arenal, el mismo dispositivo que puso en marcha Ana Botella y que continúa con su misma filosofía heredada. Porque este recurso deja bien claro quiénes son las personas beneficiarias del mismo: “Mujeres en situación de prostitución y/o víctimas de trata con fines de explotación sexual en el municipio de Madrid” [1]. Ni siquiera nombra a las “prostitutas” ni a las “trabajadoras del sexo”. Quien quiera acudir al recurso, para empezar, ha de cambiar la propia forma de autonombrarse.

El Área de Gobierno de Equidad, Derechos Sociales y Empleo, a cargo de Marta Higueras, de Ahora Madrid, ha decidido apostar por la herencia recibida y por abrazar las políticas victimistas y de criminalización del trabajo sexual heredadas de Ana Botella, dándolas por válidas, sin ningún sentido crítico, sin revisar qué filosofía esconden estas políticas, sin evaluar las repercusiones que han tenido sobre las personas que ejercen la prostitución en la ciudad de Madrid. Y sin considerar la opinión de las propias afectadas.

El 25 de noviembre de 2015, PP, PSOE, Ciudadanos y Ahora Madrid aprobaron en un pleno municipal definir como “publicidad ilícita” los anuncios de prostitución que, en ocasiones, aparecen en los coches aparcados en las calles de Madrid, amparándose en la Ley General de Publicidad que considera “publicidad ilícita” los anuncios que presenten a las mujeres de forma vejatoria o discriminatoria; y el PP añadía: “Anuncios que muestren también al hombre ‘como una mercancía’. El delegado de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, Javier Barbero, señaló que la Policía Municipal no actuará de igual modo ante los anuncios de prostíbulos y los que realizan “mujeres que ejercen la prostitución por su cuenta y hacen ellas mismas las fotocopias”. Un apunte de agradecer. Desconocemos si se ha realizado alguna evaluación sobre esta medida.

El 23 de septiembre de 2016 se presenta la guía de recursos para periodistas El abordaje de la prostitución y la trata de seres humanos con fines de explotación sexual. Un despropósito de guía que, nuevamente, ningunea a las trabajadoras del sexo, las estigmatiza aún más y, además, no representa a las diferentes sensibilidades que se dan dentro del equipo municipal de Ahora Madrid. El cambio no ha llegado para las trabajadoras del sexo.Entre otros despropósitos, la guía propone sustituir las palabras “prostituta” o “puta” por “mujer en situación de prostitución”, “víctima de trata” o de “explotación sexual” o “mujer prostituida”; el Ayuntamiento impide que las trabajadoras del sexo se nombren como deseen y les indica a los medios de comunicación cómo han de referirse a ellas. La guía confunde deliberadamente “trata” con “prostitución”; cita a Hetaira como “corriente pro-reguladora”, no como corriente pro-derechos. Por último, contiene fotografías de putas empoderadas, aquellas que han decidido dar la cara por todas sus compañeras, a quienes se critica abiertamente; terrible actitud viniendo de una institución. La guía estigmatiza a las prostitutas.

El 29 de septiembre de 2016, el Ayuntamiento anuncia que está trabajando en una ordenanza de convivencia de consenso. Entendemos que para que exista consenso es necesario contar con todas las partes implicadas. Las asociaciones pro-derechos aún no han sido convocadas para conocer el contenido de la misma. En cualquier caso, tenemos fuertes dudas de si la respuesta a la prostitución pasa por la redacción de una ordenanza.

El 31 de diciembre de 2016 finalizó el II Plan contra la explotación sexual y la atención a la prostitución en la ciudad de Madrid, vigente desde 2013. Se supone que contenía indicadores para poder evaluarlo. No obstante, el problema no es la evaluación sino el despropósito del propio plan, que cuenta con indicadores tipo: “¿Cuántas mujeres se han acercado a colegios próximos a su lugar de trabajo?”. Carmena, desearíamos otro tipo de indicadores que tuvieran en cuenta los derechos de las prostitutas.

Tampoco ha reaccionado el Ayuntamiento con contundencia frente a la denuncia de abusos policiales que están teniendo lugar en el polígono de Villaverde, amparándose los agentes en la ley mordaza. Informamos al consistorio del comportamiento de algunos miembros de la Brigada XI de la UCRIF que estaban abusando de su situación de superioridad (insultos racistas, xenófobos, transfobos, humillaciones, etc…) y, ante la falta de respuesta institucional y cansadas de esperar, convocamos una rueda de prensa. Es cierto, la ley mordaza no es de su competencia, pero los abusos policiales hacia colectivos vulnerables en la ciudad de Madrid sí deben serlo.

Estimada Manuela Carmena, solicitamos una reunión con usted en mayo de 2016. Personal de su equipo nos pidió retrasarla para después del verano. En noviembre de 2016, con el verano ya lejos, volvimos a reiterar nuestra petición, pero no hemos obtenido ninguna contestación en positivo, excepto que nos llamarán. Y esa no es su forma de actuar habitual. Sabemos que le gusta hablar con la gente, a pie de calle. Y lo nuestro es la calle, en sentido figurado y en sentido real.

El 14 de diciembre de 2016, la Asociación Feminista de Trabajadoras del Sexo (Afemtras) y Hetaira convocamos una cacerolada para recordarle la petición de entrevista y también para recordarle que “Madrid merece putas con derechos” y no putas discriminadas y excluidas como hasta la fecha.

Aprovechamos esta carta para recordarle que el Grupo de Estudios de Política Criminal (constituido desde 1989 por unos doscientos penalistas –profesores de universidad, jueces y fiscales), del que usted formaba parte, se manifestó en 2006, tras intensos debates y horas de trabajo, a favor del ejercicio voluntario de la prostitución entre adultos; de ahí que nos extrañe aún más su negativa a recibirnos.

El 17 de Diciembre –Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra las Trabajadoras del Sexo–, algunas asociaciones pro-derechos de Madrid y Barcelona pudimos encontrarnos, por primera vez, en un espacio municipal. (Antes sí se habían realizado mesas de prostitución en diferentes dependencias municipales, pero siempre bajo un prisma abolicionista). Fue, en el Centro Dotacional Integrado de Arganzuela, para la realización de la mesa redonda “El respeto de los derechos humanos en el trabajo sexual”, que contó con un saludo de Rommy Arce, concejala de Ahora Madrid del distrito de Arganzuela) (6).

La Dj y cantante Kika Lorace cantaba en su tema Adiós, Botella: “Porque Madrid ya tiene a su abuela” y a nosotras, Manuela, nos encantaría que en un alarde de valentía acogiese a las prostitutas como sus nietas.

En espera de su respuesta, atentamente.

Publicado en CTXT, 15/2/2017

———————-

Mamen Briz es activista de Hetaira (colectivo en defensa de los derechos de las prostitutas), periodista y máster en Género y Políticas de Igualdad entre Mujeres y Hombres.

[1] Es interesante leer los textos de GAATW (Alianza Global contra la Trata de Mujeres) sobre qué se entiende por explotación sexual: “No existe una definición internacional del término explotación sexual”.