/Hay otras formas de ejercer la prostitución que también son válidas y legítimas

Hay otras formas de ejercer la prostitución que también son válidas y legítimas

Se crea la primera cooperativa en el Estado español que permite ser cooperativistas a trabajador@s del sexo

Desde Hetaira nos parecen estupendas todas aquellas acciones que sirvan para la normalización del trabajo sexual, entendiendo “normalización” por la existencia de derechos laborales para quienes ejercen la prostitución por decisión propia, sean mujeres trans, mujeres u hombres.

De hecho, en nuestras primeras jornadas, celebradas en Madrid en 2004, en una de las ponencias, elaborada por una experta laboral y jurista, ya se apuntaba la iniciativa de las sociedades cooperativas como una buena herramienta para algunas mujeres que sí cumplan los requisitos para poder ser cooperativistas (no todas lo son, las inmigrantes, por ejemplo, lo tienen bastante más difícil).

Valoramos positivamente la formación de la cooperativa ibicenca (que no sólo, tal y como recogen sus estatutos, se refiere al trabajo sexual, sino a una serie de servicios personales especiales), y felicitamos a las 11 valientes mujeres que se encuentran tras ella.

Pero desde Hetaira no olvidamos que hay otras formas de ejercer la prostitución que también son válidas y legítimas y que todas ellas deben contemplarse por igual.

Crear una cooperativa; hacerse “trabajadora autónoma del sexo” (dándose de alta en la Seguridad Social en el apartado “Servicios Personales Especiales” y exigir (o no) que se especifique “trabajadora del sexo” son buenas iniciativas, pero lo que deseamos desde Hetaira es que también se reconozca la relación laboral cuando se trabaja para terceros, es decir, en los clubes. (Si un club impone un horario, unas condiciones, pero te dice que te des de alta tu sola estaríamos ante un caso flagrante de “falsa autónoma”). El Gobierno actual está empujando a una “regularización brutal” sin tener en cuenta la opinión de nadie, tan sólo de los beneficios empresariales de los Empresarios de Locales de Alterne (se prohíbe el ejercicio en la calle, fuera competencia; y se “obliga” a las trabajadoras a dirigirse a un club –cuando no puede disponer de medios para montárselo sola, bien en un apartamento como trabajadora autónoma, bien formando una cooperativa- y aceptar, sí o sí, con las condiciones laborales paupérrimas que son las que conocemos hasta la fecha.

Mamen Briz, del Colectivo Hetaira.

2016-10-19T18:24:01+00:00