Home/Hetaira exige la derogación de la Ordenanza de Policía y Buen Gobierno de la Villa de Madrid.

Hetaira exige la derogación de la Ordenanza de Policía y Buen Gobierno de la Villa de Madrid.

¡¡¡BASTA DE PERSECUCIÓN A PROSTITUTAS Y CLIENTES!!!

campaniaayt0907contracam1007

Ante la persecución a la que están sometidas tanto las prostitutas que capta su clientela en Villaverde o la Casa de Campo como sus clientes, el colectivo Hetaira exige la derogación de la Ordenanza de Policía y Buen Gobierno de la Villa de Madrid. Esta norma que data de 1948 permite a miembros de la Policía Municipal de Madrid imponer sanciones a los clientes de las prostitutas, basándose en conceptos morales trasnochados y retrógrados, como el de estar ejerciendo “actos deshonestos”.

Estas acciones parece que siguen las directrices emitidas por la Consejería de Medio Ambiente, a cargo de Ana Botella, la concejala que en marzo de 2004 puso en marcha el Plan contra la Esclavitud Sexual, un plan muy criticado por quienes ejercen la prostitución por decisión propia y que ha empeorado las condiciones de trabajo de las prostitutas. Ana Botella parece estar obsesionada con la prostitución, persiguiendo a prostitutas y clientes con diferentes normativas y pretendiendo que el conjunto de la ciudadanía de Madrid se rija por sus valores morales heredados del franquismo.

Desde Hetaira hemos denunciado otras veces que la persecución y el “castigo a los clientes” impide que las mujeres puedan trabajar en buenas condiciones: el miedo a “ser pillados” dificulta la negociación con los clientes y reduce el margen de autonomía de las trabajadoras para imponer sus condiciones, empeorándolas notablemente. En este sentido, es a ellas a quienes, en última instancia, se está castigando.

Por todo ello, exigimos:

•La derogación de esta ordenanza de 1948 que rezuma moralina y puritanismo. Asimismo animamos a los partidos de la oposición a exigir la retirada de dicha normativa.

•Que cese el hostigamiento policial hacia las prostitutas que captan su clientela en los espacios públicos, bajo el falso argumento de luchar contra la “esclavitud sexual de las mujeres”. La lucha contra la prostitución coaccionada pasa por reconocer la prostitución voluntaria, diferenciándolas en su tratamiento y no metiendo a todas las prostitutas en el mismo saco. Así mismo, es fundamental que cesen las deportaciones de las prostitutas víctimas de las mafias y que se garanticen tanto su seguridad como sus derechos, especialmente el de quedarse en este país si así lo desean, poniendo los medios necesarios para que puedan rehacer su vida.

•La negociación del espacio público. Ante las quejas vecinales por ocupación del espacio público por parte de las trabajadoras del sexo la única solución es la negociación en pie de igualdad entre todas las partes con la presencia del Ayuntamiento de Madrid, como responsable último de la convivencia vecinal en la ciudad. La instalación de cámaras de vigilancia, la persecución de prostitutas y clientes o la imposición de multas no solventa los problemas que plantea la prostitución que capta su clientela en la calle. Tan sólo el habilitar zonas donde se pueda ejercer la prostitución de manera voluntaria y en mejores condiciones que las actuales puede abrir vías para mejorar la convivencia ciudadana. Sin embargo, el consistorio municipal no tiene ninguna “voluntad política” de ofrecer un lugar en donde se pueda ejercer sin molestar y sin ser molestadas, como venimos exigiendo desde hace años.

Madrid, 27 de septiembre de 2007

septiembre, 2007 |Categories: Comunicados de Prensa|