Home/Entradas/Publicaciones/Comunicados de Prensa/Queremos trabajar tranquilas

Queremos trabajar tranquilas

Desde hace unos meses la situación de las trabajadoras del sexo que ejercen en la Casa de Campo es inaguantable. Nuevamente, como cada año cuando empieza el buen tiempo, las protestas vecinales han provocado la toma de medidas por parte del equipo de Gobierno municipal. Unas medidas que no intentan solventar los problemas que se dan en ella sino que van encaminadas a satisfacer a los sectores “bienpensantes” de la sociedad y a ganar votos por parte del PP.

Y, como siempre, estas medidas se han tomado sin informar abiertamente a los sectores implicados. De hecho, la reorganización de la circulación en su interior empezó con la excusa de un acontecimiento deportivo, como si se tratara de una medida provisional para el día del evento. Esta medida sigue en pie y ningún responsable municipal ha dado ninguna explicación. Los rumores apuntan a que se va a cerrar la Casa de Campo al tráfico a partir del 21 de junio.  El Alcalde y algunos responsables municipales hacen declaraciones contradictorias en la prensa. Nadie sabe a ciencia cierta cuáles son las intenciones del equipo de Gobierno en relación al asunto. Lo único que parece que está claro es que quieren echar a las prostitutas que ejercen en la zona de los lugares más concurridos por el resto de la ciudadanía en la época estival.

Hetaira, junto con trabajadoras de la zona, hemos solicitado reiteradamente una entrevista con el Sr. Alvarez del Manzano y solo hemos recibido la callada por respuesta. Mientras tanto la situación en la zona es explosiva. En la práctica, el circuito que se ha arbitrado para la circulación de los coches reduce notablemente el espacio en el que se pueden colocar las trabajadoras del sexo para captar a su clientela. Esta falta de espacio y el hacinamiento provoca continuos problemas entre los distintos sectores de trabajadoras, y el desplazamiento de muchas de ellas a otras zonas de la ciudad, donde previsiblemente se reproducirán, otra vez, los conflictos. Ante esta situación, exigimos:

. Una información clara por parte del equipo municipal de los planes que tiene en la zona

. La negociación con las trabajadoras del sexo de la zona sobre espacios y condiciones de trabajo.

LAS PROSTITUTAS TENEMOS DERECHOS
POR UNAS CONDICIONES DE TRABAJO DIGNAS

Madrid, 15 de junio de 2002

junio, 2002 |Categories: Comunicados de Prensa|